Consejos para cambiar marchas y aprobar el permiso de conducir

Hoy vamos a ver cómo cambiar de marcha y sobre todo cuándo cambiar de marcha. En este artículo, te explicaré de forma detallada y sencilla el proceso que debes seguir al cambiar de marcha en tu vehículo. El objetivo principal de este proceso es poder adaptarnos a las sensaciones que nos transmite el vehículo, de manera que sepamos cuándo subir o bajar una marcha según las necesidades de conducción.

La Teoría

En situaciones normales, es importante tener en cuenta que el cambio de marchas debe realizarse de manera progresiva y fluida. Si el vehículo está muy revolucionado y hace mucho ruido, eso significa que debemos subir una marcha para reducir las revoluciones y optimizar el consumo de combustible. Por otro lado, si el vehículo comienza a vibrar, es una señal de que debemos reducir una marcha para evitar forzar el motor y mantener un buen rendimiento.

En situaciones especiales, como al realizar un adelantamiento o incorporarnos a una autovía desde un carril de aceleración, debemos alargar la marcha para adquirir una mayor velocidad y potencia. Es importante tener en cuenta que un cambio prematuro en estas circunstancias puede provocar que el vehículo se quede ahogado y con falta de fuerza, lo que supone un riesgo para la seguridad vial.

Además, es importante mencionar que, para una conducción eficiente y económica, es recomendable subir de marcha a alrededor de 2000 revoluciones, para optimizar el consumo de combustible, y reducir marcha a alrededor de 1000 revoluciones para aprovechar el freno motor y ahorrar en el desgaste de los frenos.

El Proceso Práctico

Para cambiar de marcha de manera correcta, debemos seguir los siguientes pasos:

    • Dejar de acelerar.
    • Pisar el embrague a fondo.
    • Cambiar de marcha suavemente.
    • Soltar el embrague poco a poco.
    • Volver a acelerar.

Es importante tener en cuenta que estos procesos van muy seguidos, es decir, tras dejar de acelerar, pisamos el embrague y cambiamos de marcha prácticamente al mismo tiempo, para luego soltar el embrague y volver a acelerar.

Para calcular el momento adecuado para cambiar de marcha, es necesario tener en cuenta tanto el tiempo como el espacio que tenemos disponible para hacerlo. Al subir de marcha no tendremos problemas de espacio, pero al bajar de marcha es importante calcular con precisión el tiempo y el espacio necesario para adaptarnos a la situación, como una llegada a una rotonda o a un semáforo.

Podemos conseguir este cálculo mediante una observación activa de nuestro entorno, buscando posibles obstáculos o señales que nos indiquen cuándo debemos reducir la marcha. Por ejemplo, si nos aproximamos a una rotonda y vemos una señal de velocidad de 60 km/h, podemos comenzar a frenar y reducir la velocidad hasta la señal de 60 km/h, cambiar a 4ª marcha antes de llegar a la señal de 40 km/h, y finalmente reducir a 3ª antes de entrar en la rotonda.

Ejemplos Prácticos

Ahora vamos a ver algunos ejemplos prácticos de cómo realizar el cambio de marchas correctamente:

Escenario 1: Circulando en tercera.

    • Aceleramos hasta alcanzar las 2000 revoluciones.
    • Dejamos de acelerar y pisamos el embrague a fondo.
    • Cambiamos a cuarta marcha suavemente.
    • Soltamos el embrague poco a poco.
    • Volvemos a acelerar para alcanzar las 2000 revoluciones aproximadamente.
    • Repetimos el proceso para subir de marcha según sea necesario.

Escenario 2: Aproximándonos a una señal de 40 km/h.

    • Dejamos de acelerar y comenzamos a frenar hasta alcanzar las 1000 revoluciones.
    • Pisamos el embrague a fondo.
    • Cambiamos a tercera marcha antes de llegar a la señal.
    • Soltamos el embrague poco a poco.
    • Repetimos el proceso para reducir a segunda marcha antes de llegar a la glorieta.

Además, es posible realizar un cambio doble de marcha en situaciones donde sea necesario reducir varias marchas de forma rápida. Por ejemplo, si nos encontramos en cuarta marcha y necesitamos reducir a segunda antes de una glorieta, podemos realizar el siguiente proceso:

    • Comenzamos a frenar y dejamos de acelerar.
    • Realizamos un cambio directo de cuarta a segunda marcha, mientras frenamos.
    • Pisamos el embrague a fondo y soltamos el freno.
    • Cambiamos a segunda marcha suavemente.
    • Soltamos el embrague poco a poco.
    • Volvemos a acelerar.

Tabla Resumen

Escenario Marcha Revoluciones
Velocidad de crucero Subir Alrededor de 2000
Frenado o aproximación a señal de 40 km/h Bajar Alrededor de 1000

Preguntas Frecuentes

A continuación, responderé algunas preguntas frecuentes sobre el cambio de marchas:

    • ¿Qué pasa si cambio de marcha demasiado temprano?

    Si cambiamos de marcha demasiado temprano, el vehículo puede quedarse ahogado y perder fuerza, lo que puede suponer un riesgo para la conducción. Además, también podemos aumentar el consumo de combustible debido al esfuerzo excesivo del motor.

    • ¿Qué pasa si cambio de marcha demasiado tarde?

    Si cambiamos de marcha demasiado tarde, el motor trabajará a revoluciones altas durante más tiempo, lo que aumentará el consumo de combustible y puede generar mayor desgaste en el motor.

    • ¿Cuándo debo utilizar el cambio doble de marcha?

    El cambio doble de marcha se utiliza en situaciones en las que necesitamos reducir varias marchas de forma rápida, como en una aproximación a una glorieta o un semáforo.

    • ¿Qué significa mantener una velocidad de crucero?

    Mantener una velocidad de crucero significa mantener una velocidad constante y sostenida sin aceleraciones ni frenadas bruscas. Esto ayuda a optimizar el consumo de combustible y a tener una conducción más suave.

    • ¿Es necesario hacer el cambio a las revoluciones exactas mencionadas?

    No es necesario que las revoluciones sean exactamente las mencionadas, ya que dependen del vehículo y las condiciones de conducción. Estos valores son solo una referencia para una conducción eficiente y económica.

Recuerda que el cambio de marchas es un proceso que irás mejorando con el tiempo y la experiencia. Mantente siempre atento a las sensaciones del vehículo y adapta tus cambios de marcha según las necesidades de cada situación. Si te ha quedado alguna duda, no dudes en consultar nuestras preguntas frecuentes para obtener más información.

Espero que este artículo te haya sido de utilidad y te ayude a mejorar tu técnica de cambio de marchas. Recuerda que la práctica constante es la clave para perfeccionar tus habilidades de conducción. ¡Nos vemos en el próximo artículo!

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir